El embarazo después de perder un bebé

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Material de lectura | Escrito el 23-09-2010

“En todas estas situaciones, el marco de referencia de los padres para el siguiente embarazo es su experiencia anterior. Estos padres han perdido la inocencia. La probabilidad estadística les ha traicionado, y cuando se ha producido una muerte, viven con constante ansiedad pensando que la muerte puede golpearles de nuevo (Kowalski, 1991).”
“En los doce últimos años, el trabajo con familias en las que se da un nuevo embarazo después de uno anterior malogrado ha ayudado a identificar diferentes fases de evolución en la gestación a medida que las familias viven el nuevo embarazo (O’Leary & Thorwick, 1994). Son éstas:

• Trabajar el miedo a otro embarazo anormal.
• Trabajar la evitación del vínculo afectivo por temor a perder al bebé después.
• Superar la falta de voluntad para recuperarse de la pérdida por lealtad al bebé que murió.

Hemos observado cómo todos los miembros de la familia, incluyendo los niños, se enfrentan a las cuatro primeras tareas. Algunos hombres deben llevar a cabo también un esfuerzo adicional: superar el miedo a perder a su compañera si la muerte perinatal anterior supuso una emergencia médica para la vida de la madre.
El conocimiento de estos aspectos del embarazo, junto con la información disponible en la literatura, han servido para desarrollar el marco de experiencias de los padres en aquellas relaciones padre-hijo que se inician en la fase prenatal. Al tiempo que viven su duelo y necesitan hablar del bebé que murió, estos padres deben también iniciar su relación con el nuevo bebé. Hasta que su papel como padres de un bebé que murió no sea reconocido y validado, les costará comprender que este es realmente un bebé distinto (O’Leary, Parker & Thorwick, 1998) y tendrán dificultades para implicarse en el nuevo embarazo.”
En el primer trimestre es raro que los padres experimenten la emoción inicial del embarazo. Los propios padres de la pareja embarazada —los futuros abuelos—muestran su sorpresa al descubrir que no están contentos. Mientras que la familia y los amigos piensan que quedarse embarazados de nuevo les ayudará a sentirse mejor y sentirse ilusionados, en lugar de ello surge un nuevo temor: el de perder también a este bebé. Muchos de estos padres no quieren decir a nadie que están embarazados. No quieren que les digan “ahora podréis ser felices de nuevo”. Al estar tan asustados, no quieren participar de los sentimientos de alegría de los demás. Para estos padres, eso sería como negar al bebé que murió.
Durante el segundo trimestre las parejas se enfrentan a decisiones tales como someterse o no a pruebas neonatales adicionales. Discutirlo es útil para ayudarles a escoger entre las distintas opciones durante la planificación del embarazo. En este período el miedo puede crecer al sentir los primeros movimientos del bebé. Los padres pensaban que estos movimientos les darían confianza, pero en vez de eso se cuestionan nuevamente si es demasiado movimiento o si los movimientos no son suficientes. Es habitual que se haga una ecografía a la semana 18-20, y conocer el sexo puede provocarles sentimientos encontrados. Algunas personas quieren un bebé del mismo sexo que el que murió, y otras quieren el sexo opuesto. Pueden experimentar un resurgimiento del dolor cuando empiezan a ser conscientes de que éste es un niño diferente y no es el niño que murió. Aceptar esto como un fenómeno común sirve de ayuda a los padres. Intelectualmente, comprenden que se trata de un niño diferente, pero emocionalmente siempre querrán la vuelta del otro niño.
La mitad del segundo trimestre puede ser una época de asentamiento, especialmente si el niño anterior murió a causa de una enfermedad que puede diagnosticarse a través de la ecografía, como por ejemplo la hipoplasia del hemicorazón izquierdo o una anormalidad genética. Pero incluso cuando saben que este bebé no tiene la enfermedad del anterior, muchas personas aún tienen miedo. Ahora saben que algunos bebés mueren, y no recuperarán la confianza hasta que no vuelvan a casa con un bebé sano.”
Las pruebas prenatales pueden comenzar en cualquier momento entre las semanas 28 a 32 de gestación. Esto puede ser de gran ayuda para los padres. Pueden obtener información objetiva sobre la salud de su bebé y sentirse aliviados al saber que alguien les está ayudando a vigilar el desarrollo del bebé. En el último trimestre, cuanto más se acerca la fecha estimada de parto, más miedo pueden sentir. No es raro que los padres digan “saquen al bebé como sea ahora que todavía está vivo”.
Además, este es un momento en el que la pareja están más expuesta a sus propias emociones. Las parejas dijeron que era más fácil para ellos no pensar en el embarazo y preocuparse por el trabajo. Cuando toman conciencia de que este bebé podría realmente nacer, necesitan ayuda para afrontar el parto tanto ellos como su pareja. Siempre que sea posible, sería conveniente facilitar a estas parejas clases de preparación al parto especiales. Si ello no es factible, ofrecerles al menos apoyo mediante la redacción de un plan de parto. Es extremadamente beneficioso para ellos visitar el área de dilatación y paritorios antes del parto. Aunque esto puede resultarles difícil, necesitan que les animemos a ello de forma amistosa. Lo ideal sería hacerlo de forma individualizada, no en grupo.
Muchas familias han descrito reacciones del síndrome de estrés postraumático cuando entran en el área de maternidad. Necesitan recrear sus sentimientos de forma que cuando llegue el momento del parto puedan concentrarse en ese parto y en ese bebé. Esto también es importante para las familias que tienen hijos mayores antes de su participación en una clase de preparación para los hermanos. Muchas veces estas familias han visitado el área de obstetricia en un momento determinado, ingresando por disminución de movimientos fetales o parto prematuro. Si esto ocurre, es preciso estar alerta ante la posibilidad de que esta sea su forma peculiar de “ensayar”.”

Sugerencias para quienes se enfrentan a padres como nosotros:
• Ofrezca su apoyo y sus servicios. Incluso si estos embarazos no son considerados de alto riesgo por razones médicas, las circunstancias emocionales tanto de los padres como del bebé que va a nacer los convierte en embarazos de alto riesgo.
• Valide como normales los miedos y ansiedades de los padres.
• Si ingresan en obstetricia por tener contracciones o disminución de los movimientos fetales, examine el expediente para ver cuándo perdieron al bebé anterior. Muchas veces experimentan contracciones o sienten que el bebé ha dejado de moverse en fechas próximas al aniversario de la pérdida del bebé anterior.
• Comprenda que mantener una relación distante con el bebé que llega es su forma de protegerse. Guíe poco a poco a los padres en la aceptación de que sería igualmente doloroso que este bebé muriese también y ellos no se hubieran permitido a sí mismos establecer vínculos afectivos con él. Ayúdeles a aprender a confiar en el bebé y en su intuición sobre quién es este bebé.
• Sea consciente de que los niños se contagian realmente de los sentimientos de la madre y que el bebé necesita palabras que expliquen esos sentimientos. De alguna forma, el bebé sabe que el o ella llegan después de una pérdida. Esto atañe al bebé porque el bebé que murió es parte de su familia.

Por Joann O’Yeray, MPH, MS.

6 comentarios

  1. Alexandra dice:

    Mi historia comienza el 17 de agosto de 2012 cuando por una prueba de sangre supe que esperaba a mi 2do. bebe. La alegria y desconcierto que senti era increible, pues mi antonella habia llegado como una sorpresa a mi vida. Cuando me hice mi primer eco la sorpresa fue aun mayor, ya que tenia 9 semanas + a dia. al verla por primera vez mis ilusiones crecieron y mi amor por ella aun mas…

    ya en mi segundo control fui con mi esposo pues a pesar de que tenia 3meses ibamos con la esperanza de saber su sexo, en la ecografia todo se veia muy bien, el tamaño y todo acorde con su edad gestacional, mi bebe hermosa se movia tanto que nos dejo atonitos y muy ocntentos por encontrarla creciendo. Mi obstetra me recomendo hacer el Scrining cromosomico para descartar que no tuviera algun problema congenito o sindrome de Down, evidentemente ese dia no supimos el sexo.

    Tres semanas mas tarde anciosa por ver a mi bebe me hice el scrining, ese dia iba con la esperanza y la ilusion de ver si era una nña o un niño lo que llevaba en mi vientre, mas alla de pensar que algo andaba mal. Nuevamente mi esposo y yo fuimos juntos para desgracia nuestra cuando el doctor me estaba haciendo el eco descubrimos que mi bebe esta mal, tenia anencefalia, no tenia posibilidad alguna de sobrevivir una vez q naciera o bien podria morir en el transcurso del embarazo. Mis ilusiones se desvanecieron la escuchar que nada podriamos hacer para que nuestra hija pudiera vivir, no quedaba otra cosa que inducir el parto : Fue doloroso perder a mi hija de esa forma, ya para entonces tenia 17 semanas (4meses + 1 semana) no podia entender por que Dios me hace pasar por esto y de esa forma??? Tuve ira y rabia contra el, le reprochaba mil veces ese dolor que hoy todavia siento, solo han pasado 3 semanas y me ha tocado ser fuerte por mi Hermoso Sixam ,es mi hijo de 4 años quien me ha motivado seguir adelante, pero el dolor que hay en mi alma, jamas olvidare a mi Antonella quien vivira en mi corazon como el recuerdo de algo hermoso que no pudo ser, jamas pense en que lago asi me pudiera pasar, Dios hace las cosas y a veces uno no entiende el por que? solo nos queda resignarnos y seguir adelante. He tenido el apoyo de mi familia, esposo y amigos pero ni el consejo mas sabio puede calmar este dolor que llevo por dentro. Demuestro ser fuerte porque ya llore bastante, pero por dentro soy tal debil que solo le pido a Dios me de fortaleza para seguir adelante. Quisiera que esto fuera un sueño y q al despertar mi Antonella estuviera en mi barriga, cosa q no podra ser y eso me entristece. Ya hoy tuviera 5 meses, no puedo sacar de mi mente la cuenta de los dias que cumplia semana y asi iba creciendo mi bebe. Hoy solo me queda su recuerdo en mi mente porq la vi, vi a mi bebe cuando salio de mi vientre, eso es algo que jamas olvidare, ese recuerdo permanecera en mi mente hasta el dia que dios me reuna con ella. Alguien que haya pasado por algo asi por favor escribame… Siento que solo esto me pasa a mi….

  2. Lorena dice:

    hola a todos…la verdad que soy nueva en esto y quiero compartir mi triste experiencia
    hace casi 2 años…cuando yo tenia 16…quede embarazada de mi bebita melina…aunque era muy chica (hoy por hoy me doy cuenta) yo madure de golpe para ser madre de mi bebe…nunca me senti mal ni decepcionada conmigo misma ya que aunque no habia sido planeada…si era y es muy amada!
    cuando cursaba las 36 semanas y media…mi bebita fallecio dentro de mi cuerpo sin todabia tener un porque…
    realmente me senti en un pozo del cual no pedia salir…la extrañaba demasiado y estaba constantemente sensible…lloraba por todo!!! no lo podia aceptar
    despues de pensarlo y pensarlo decidimos con mi pareja (la cual me acompaño en todo momento) intentar ser por fin padres…aunque yo desde el primer momento me sentia una madre…aunque bastante vacía…
    y fue asi que dios me mando otro angelito del cielo…pero esta ves para que se quedara conmigo…y fue asi que nacio mi bebito thiago…al cual amo con todo mi corazon y realmente me hace muy feliz…
    el mes que viene 30/1/2012 van a cumplirse 2 añitos que mi goorda se fue al cielo…y realmente…la extraño demasiado y no puedo creer que hoy en dia sea nuestro angelito…
    necesitaba expresarme…nunca lo he hecho y creo que es lo mejor…
    gracias a todos por este espacio que me dan…

  3. Moderadora Yesica Bazan dice:

    Maria Jose: Bienvenida a Era en Abril, siento muchisimo la partida de tu bebito, y por otro lado la alegria de tu nuevo embarazo, es normal sentir todos esos sentimientos encontrados despues de una perdida tan grande, date tu tiempo necesario, no te apures.Y de a poco vas a ir disfrutando cada momento que tu bebe tu regala.Todo saldra bien y mantenenos al tanto.Un gran abrazo

  4. Maria Jose dice:

    Hola, hace un año perdimos un bebe de 11 semanas fue muy dificil recuperarnos de todo aún lo extraño. guardo sus ultrasonidos y cositas que me habian regalado, ahora estamos embarazados de 8 semanas, con mucho temor, ni siquiera puedo llorar de la impotencia y el miedo q siento a q pase de nuevo. Pienso en si pasará como reaccionaría y no logro dar con algo. La gente dice lo de siempre es otro bebe, va a ser diferente, no va a pasar, etc. Pero no me consuela en nada. No lo he podido disfrutar, para empeorar fuimos a la eco y la doctora se sorprendió de que esperaramos otro bebe, dijo q era muy pronto, pero nos habia recomendado un año que ya pasó, el saco está peqño para él, asi q me mando a tomar muchisima agua, he tenidos calambres asi q tomo un medicamento para retenerlo. Espero que todo salga bien y que está marea de emociones vaya calmandose por q es horrible. Un saludo

  5. Moderadora Yesica Bazan dice:

    Liliana: Bienvenida a Era en Abril, mamita te acompaño con todo mi corazon.De a poco y con ayuda del tiempo va a ir saliendo adelante, no te sientas presionada,date tu espacio y es muy dificil hacer entender a la gente lo que a uno verdaderamente le pasa, asi como tambien escuchamos frases inapropiadas , q no tenemos que tomar.Y tu sueño se va a cumplir, es lo que mas deseas, y ese sueño lleno de fuerza y esperanza va a ser que tu alma sane aunque sea un poquito.Tu bebita va a estar por siempre viva en tu corazon y tenes que estar orgullosa de haber llevado en tu vientre ese precioso angel.Mamita conta con nosotras, aca estamos para lo que necesites.muchos abrazos

  6. Liliana dice:

    hola me llamo Lilina tengo 27 años y hace poquito perdi mi embarazo de 23 semanas, tuve una infecion y a causa d eso rompi bolsa estuve 21 dias internada y paso lo peor perdi a mi bebita, es muy dificil lo q paso ciento q no m voy a recuperar emocionalmente nunca, me ciento tan mal emocionalmente y veo q no me etienden lo q m pasa y eso m duele mas aun. espero algun dia recuperarme y poder ser mama denuevo xq es mi sueño. un saludo a todos

Dejanos un comentario