Reconocimiento por el Día de la Mujer

Escrito por Agostina Bianconi | Parte de Causas de Lucha, Espacio Psicológico, Noticias | Escrito en 15-03-2017

La Cámara de Diputados de la Provincia del Chaco, realizó un reconocimiento al trabajo que realiza nuestra Fundadora y Presidenta, Clr. Jessica Ruidiaz, en el marco del Día Internacional de la Mujer.

 

Hay mujeres y mujeres, pero como dice el dicho: “Mujer bonita es la que lucha” y sin lugar a dudas Jess (para quienes tenemos el placer de conocerla) es una guerrera que lucha incansablemente por sus sueños.

La vida le puso muchas pruebas en elcamino, pero hubo una en especial que la marcó a ella y al mundo. El 27 de febrero de 2006 nació su primera hija Sofía Bossi Ruidiaz, luego de 15 días hermosos y de felicidad plena, Sofía es diagnosticada con Quilotórax Bilateral Espontáneo. Ella y sus papás lucharon durante un mes y medio en el que Sofi estuvo internada, hasta que el 27 de abril de 2006 Sofía partió de este mundo rodeada de los brazos y el amor de su madre.

Una semana antes de cumplirse el primer aniversario de la muerte de Sofía, el 20 de febrero de 2007, Jessica siente la necesidad de crear “Era en Abril” y lo que comenzó como un grupo reducido de personas que se conectaban a través de internet para compartir experiencias relacionadas con la muerte de sus hijos, creció y creció hasta convertirse en la primer organización Latinoamericana en brindar apoyo y contención a las familias de bebés fallecidos.

Fue gracias al empuje y a la fuerza de esta joven mujer que con sus 25 años logró entender que a pesar del dolor, la muerte no es el fin del amor. Ella misma nos cuenta: “Me sentí muy sola en el proceso de entender que me estaba pasando. Sentí que nadie me entendía, que mi dolor era demasiado fuerte para vivirlo sola, por eso soñé con un espacio para compartir nuestras experiencias con otros que hubieran pasado por lo mismo y arranqué con un simple foro de internet donde las mamás se registraban y compartían sus historia”. Jessica le prometió a Sofía que todo el que la conozca a ella, conocería su historia y así fue.

El espíritu inquieto y guerrero de Jessica y la promesa que le hizo a su hija, junto con el trabajo de cientos de voluntarios en todo el mundo, lograron que en 2012 la organización obtuviera reconocimiento legal, transformándose en una Fundación formalmente constituida.

Jessica es muchas cosas, además de ser una mujer increíble es mamá de Sofía en el cielo y de Victoria en la tierra (su segunda hija nacida en 2008) Es escritora con dos libros publicados “Mis silencios de Lluvia” (1997) y “Se me escapa la noche”(2007) Es Fundadora y actual Presidenta de la Fundación “Era en Abril”. Es Counselor (Consultora Psicológica) especializada en Duelo Perinatal y Embarazo luego de la pérdida. Es la primera mujer de Latinoamérica que forma parte de la Junta Directiva de International Stillbirth Alliance (ISA). Integra el Grupo Asesor como investigadora y autora para la nueva serie de la prestigiosa revista médica “The Lancet”- Stillbirth Series – sobre muertes intrauterinas “Terminando con las Muertes Intrauterinas Prevenibles”. Trabaja desde 2013 ad-honorem en el Hospital Materno Infantil “Ana Goitia” de Buenos Aires, acompañando a padres que han sufrido la pérdida de su hijo. Dirige el equipo profesional de investigación de la Fundación “Era en Abril”. Colabora en ateneos clínicos sobre casos de muerte intrauterina y neonatal. Participa en el Grupo de Trabajo sobre “Muerte Súbita e Inesperada del Lactante” en la Sociedad Argentina de Pediatría. Forma parte de la “Alianza para la salud materna, del recién nacido y del niño” (Partnership for Maternal, Newborn & Child Health PMNCH, su sigla en inglés), organismo dependiente de la Organización Mundial de la Salud. Ha sido co-organizadora de la primera Conferencia Internacional realizada en América Latina ISA/ISPID sobre Muerte Intrauterina y Muerte Súbita del Lactante, Uruguay en 2016, trabajando en la misma como presidenta del Comité de Padres.

Actualmente se encuentra trabajando en el armado de la Especialización en Acompañamiento en Duelo por muerte perinatal e infantil dirigido a profesionales de la salud mental y desarrollando un Programa Integral de Capacitación Profesional sobre muerte perinatal.

Ella lucha por un mundo mejor, donde podamos prevenir las muertes de bebés que son evitables, donde quienes pasen por esta terrible experiencia tengan el acompañamiento y la contención adecuadas, no sólo de los profesionales de la salud sino de la sociedad toda, donde la muerte de bebés deje de ser un tema tabú y podamos hablar de los que nos pasa, donde el derecho y el Estado sean más humanos y empáticos con el dolor de las familias, donde mamás y papás de bebés fallecidos sean empoderados y sus voces escuchadas.

Jessica Edit Ruidiaz, una mujer que merece ser reconocida por su grandísimo aporte en la lucha por romper el silencio que existe alrededor de la muerte de los bebés. Muchas gracias a la Cámara de Diputados de la Provincia del Chaco y al Diputado Gustavo Corradi por hacer realidad este reconocimiento.

 

Escrito por: Dra. Agostina Bianconi

Vice Presidenta de la Fundación

“Era en Abril”

 

 

Lanzamiento THE LANCET: Investigación sobre Muertes Intrauterinas.

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Charlas/Congresos, Espacio Psicológico, Prensa y Difusión, Prevención, Proyectos e Investigación | Escrito en 28-07-2016

13647263_10208326760260268_1466263330_o

 

El próximo viernes 5 de agosto a las 12.30 hs se realizará el Ateneo Abierto sobre “Muerte intrauterina. Duelo silencioso por los bebés que nacen sin vida”. El mismo se realizará en la Sala de Conferencias del Hospital Italiano de San Justo (Agustín Roca).

Disertarán la Clr. Jessica Ruidiaz, Presidenta y Fundadora de la Fundación “Era en Abril”. Especialista en Duelo Perinatal y el Dr. José Belizán, Investigador del Instituto de Efectividad Clínica Sanitaria (IECS) El Ateneo será coordinado por el Dr. Alejandro Jenik y se realiza en el marco del lanzamiento de la nueva serie de la revista científica The Lancet: “Terminando con las muertes intrauterinas prevenibles”.

El dolor por la muerte de un bebé es un tema del que no se habla y que resulta en la minimización del dolor de los padres. Hablaremos sobre el rol de los profesionales de la salud y la preparación específica como base para la acción y la prevención.

Invitamos a todos los profesionales y familias que deseen participar unificando conocimientos y experiencias para la mejora en la atención de las familias en duelo y la prevención de la muerte intrauterina.

Contacto: eraenabril.org@hotmail.com

No te rindas

Escrito por Agostina Bianconi | Parte de Espacio Psicológico | Escrito en 06-06-2016

A vos, mamá que perdiste a tu bebé, por favor no te rindas!!!

Muchas estamos dejando nuestra vida en esta lucha para que nadie pierda las esperanzas, porque podemos cambiar el mundo. Es mentira que no se puede. Se puede cambiar todo lo que está mal, sólo hay que luchar, organizarse, unirse y hacer todo lo que hay que hacer.

Hace falta olvidarse de la mirada del otro, de quien no entiende y juzga, de quien tiene la suerte de no haberlo pasado, la mirada de los profesionales que te apuran en tu duelo, te sobrediagnostican y te medican porque no saben.

Todo eso podemos cambiarlo, escuchando a nuestro corazón, confiando en nosotras mismas, uniéndonos, creando capacitaciones, generando conciencia, formando a los profesionales, dándoles herramientas concretas, cambiando leyes que protejan nuestros derechos y los de nuestros hijos, hablando de ellos en voz alta, incluyendo su foto en la historia familiar, rompiendo el silencio. Ese es el mejor regalo que podemos hacer a la humanidad en honor a nuestros hijos y por los que vendrán.

No estás sola!! Por favor, NO ESTÁS SOLA! NO TE RINDAS! TE NECESITAMOS!

 

abrazo jess

 

Clr Jessica Ruidiaz, mamá de Sofía y Victoria
Presidente – Fundación Era en Abril
Especialista en Duelo Perinatal

 

Mi embarazo después de la pérdida. Declaración de Derechos.

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Espacio Psicológico, Material de lectura | Escrito en 05-02-2015

Mi embarazo después de la pérdida. Declaración de Derechos.

 

Estar embarazada después de haber perdido un hijo en el vientre o después de nacer es muy movilizante. Nadie sabe muy bien que hacer y la mezcla de sentimientos reina durante los nueve meses. Aquí les presentamos este texto que nos puede aclarar un poco a todos de que se trata esta nueva experiencia.

Embarazo luego de la pérdida

 

  1. Tengo el derecho a llorar a mi hijo o hijos que murieron ya sea durante el embarazo o después de su nacimiento. Durante mi actual embarazo tengo el derecho a estar triste por mis pérdidas anteriores.
  2. Tengo el derecho a tener miedo, ansiedad y temor. Yo ya sé lo que es perder. Sé lo que se siente que el “nunca me va a pasar” me suceda en realidad. Ya me ha pasado lo peor, y sé que podría pasar de nuevo. Por favor, no minimicen mi realidad minimizando mis miedos.
  3. Tengo derecho a recibir apoyo. Lo necesito ahora más que nunca. Especialmente de mi familia, amigos, otras madres en duelo, profesionales de salud mental, y del equipo de salud que atiende mi actual embarazo.
  4. Tengo el derecho de buscar el consuelo de otros cuando sea necesario. También tengo el derecho a rechazar la los consejos o recomendaciones para ser fuerte que otros me dan y que no pedí, ni quiero oír ni creer en este momento.
  5. Tengo el derecho a que los médicos me crean. Yo soy la experta en mi cuerpo, en mi bebé y en este embarazo, mis preocupaciones deberán ser tomadas en serio. Si no se toman en serio, puedo y voy a encontrar un médico o partera que respete mi experiencia y el conocimiento que tengo de mi misma, y que escuche mis necesidades.
  6. Bebé arco irisTengo el derecho de planificar y tener la experiencia de parto que yo elija. Se trate de una cesárea o parto vaginal, tengo el derecho de planear y esperar la experiencia del nacimiento que considere que será la más sanadora para mi. Yo entiendo de primera mano que la vida no siempre va según los planes, pero todavía tengo el derecho a proyectar desde ahora para que las cosas resulten diferentes.
  7. Tengo el derecho de no asistir a baby showers, cumpleaños, fiestas y otros eventos que están haciendo para mí. Rechazar una invitación a un baby shower durante el embarazo después de la pérdida no es egocéntrico o grosero; se llama “instinto de conservación”.
  8. Tengo derecho a sentir la alegría y la esperanza de esta nueva vida que llevo adentro mío. Soy libre de esperar que este niño traiga un poco de sanación y felicidad a mi vida.
  9. Tengo el derecho de NO estar bien. He pasado por una de las peores experiencias que una persona puede atravesar, he perdido a un hijo y la maternidad de ese niño. Debido a esto me he ganado el derecho a no estar bien durante este embarazo después de la pérdida. Si alguien tiene un problema con eso, entonces esa persona no puede estar en mi vida en este momento.
  10. Tengo el derecho a llorar a mi hijo/os que murió ya sea durante el embarazo o después de su nacimiento. El hecho de que esté embarazada de nuevo no significa que me deje de doler todo lo que he perdido.
  11. Tengo el derecho de celebrar o no celebrar este embarazo. El embarazo después de la pérdida es difícil. Podría ser la cosa más difícil que he hecho después de haber perdido a mi hijo. Tengo el derecho de estar confundida acerca de la danza de la alegría y el dolor que fluye continuamente a través de mí, mientras espero una nueva vida y siento dolor por otra que perdí.

Fuente: http://www.pregnancyafterlosssupport.com/pregnancy-loss-bill-rights/
Traducción y adaptación: Dra Agostina Bianconi y María Olivera (para Fundación Era en Abril – Organización que brinda apoyo a padres de bebés fallecidos en el embarazo, parto o después de nacer – www.eraenabril.org)

Fund. Era en Abril en la XI Conferencia Mundial del Enfoque Centrado en la Persona, Terapias Experienciales y Counseling.

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Charlas/Congresos, Espacio Psicológico, Noticias | Escrito en 09-09-2014

Presidenta de Fundación Era en Abril en la XI Conferencia Mundial del Enfoque Centrado en la Persona, Psicoterapias Experienciales y Counseling.

 

Presidenta de la Fundación Era en Abril en la XI Conferencia

Presidenta de la Fundación Era en Abril en la XI Conferencia Mundial del Enfoque Centrado en la Persona, Psicoterapias Experienciales y Counseling.

La Fundación Era en Abril estuvo presente, a través de su Presidenta Fundadora Clr Jessica Ruidiaz (Consultora Psicológica), en la XI Conferencia Mundial del Enfoque Centrado en la Persona, Psicoterapias Experienciales y Counseling, llevado a cabo en Buenos Aires. Expuso su trabajo “Duelo Gestacional, Perinatal e Infantil y su abordaje desde el Enfoque Centrado en la Persona” el miércoles 23 de Agosto.

Durante la presentación, Jessica exhibió un PowerPoint en donde desarrolló conceptos generales sobre el duelo cuando muere un bebé, ya sea durante el embarazo o después de nacer, y sobre la labor que se realiza en la Fundación, decoró el salón con frases escritas por madres y padres que perdieron a sus hijos y remarcó la importancia de que los profesionales de la salud mental se especialicen en el “Acompañamiento en Duelo por muerte Gestacional, Perinatal e Infantil”. Para culminar un cálido encuentro, compartió junto a los presentes el emotivo video de la Suelta internacional de globos 2013.

“Fue un encuentro increíble. Todavía estoy asimilando todo lo vivido y todo lo aprendido. No me alcanzan las palabras. Sólo puedo decir que me siento como pez en el agua, encontré mi lugar en el mundo…”, manifestó la fundadora de Era en Abril tras finalizar su ponencia, visiblemente conmovida por su experiencia dentro de la Conferencia.

Es gratificante y motivador que la tarea de la Fundación sea reconocida por profesionales con trayectoria de todo el mundo y de distintas áreas de la salud centrada en la persona. Asimismo, Jessica fue invitada a compartir su trabajo en diferentes eventos que se realizarán en otros países. De este modo Era en Abril va dando pasos muy importantes en su crecimiento y, por sobre todo, en hacer visible que el dolor y el amor de madres, padres y familias, cuyos hijos mueren durante la gestación o después del nacimiento, no puede ni debe minimizarse.

Artículos del Espacio Psicológico

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Espacio Psicológico | Escrito en 31-03-2013

Los siguientes artículos fueron escritos por profesionales del Equipo Psicológico de la Fundación Era en Abril:

La muerte de un hijo.

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Espacio Psicológico | Escrito en 30-03-2013

“…En el curso de nuestra existencia vemos desaparecer para siempre la belleza del rostro y el cuerpo humano, mas ésta fugacidad agrega a sus encantos uno nuevo. Una flor no nos parece menos espléndida porque sus pétalos sólo estén lozanos durante una noche…” Sigmund Freud

La muerte de un hijo

imagesCAT18E0M¿Quién es un viudo o una viuda? Aquel que pierde a su pareja. ¿Quién es un huérfano? Aquel que pierde a sus padres, dos tipos de relaciones, la que mantenemos con aquellos que nos dieron la vida y la que mantenemos con aquellos que elegimos como compañeros de vida, pero ¿Qué pasa cuando un padre o una madre pierden un hijo? Tanto en español como en muchas otras lenguas, no existe una palabra para nombrarlos.  Podría pensarse con este no nominar es negar esta realidad, lo que no se nombra no existe, es parte del tabú social que ocurre con las muertes infantiles y neonatales.  Aún así el niño que ha muerto conserva un lugar en el discurso y en la vida de los padres, en la vida de una madre o un padre, el hecho de haber concebido un hijo, el haberlo tenido poco o mucho tiempo, deja una huella que permanece a pesar de su muerte, y que implica una marca subjetiva que va más allá de los ideales no realizados por ese hijo.

     Un niño antecede la existencia concreta del mismo, aparece primero en el deseo de los padres,  en cada pensamiento destinado a ese ser por venir, elegir un nombre, darle un espacio en la vida familiar, imaginar un sin fin de situaciones con ese bebe pero cuando la realidad trunca estos sueños y ese hijo no llega se produce el mayor dolor que puede sufrir un ser humano, por resultar antinatural, una persona se enfrentara a un sinfín de muertes y sabe de lo inevitable de esto, toda vida es un camino hasta el final, hasta la muerte pero no se espera de un ser que comenzaba a vivir entonces surge la inevitable pregunta de ¿Cómo seguir viviendo sin ellos?, todo padre que se encuentra en esta situación tendrá que transitar un proceso de duelo, un duelo que tiene principio pero como atravesarlo dependerá de la particularidad de cada familia, de cada pareja, de cada sujeto.

    “Felices aquellos que saben que detrás de todas las palabras esta lo que no se puede decir” (Rilke).  Parece que la sociedad al no nombrar esta parte de la realidad minimiza una muerte de acuerdo al tiempo de vida que haya tenido, ¿Acaso es menos valiosa la vida de quien se ha ido tan temprano? No, no lo es, hay un deseo de padres que queda roto, cada niño es considerado como insustituible, su muerte crea un caos en la estructura que se ha consolidado a su alrededor. El dolor y el duelo no tienen edad, el bebe que no está es una vida que se va, al igual que otras, pero en forma más abrupta, con un lugar en esos padres que lo esperaban.  El tiempo pasará, se aprenderá a vivir con el dolor, habrá que transitar este arduo camino ya que la vida sigue, y se incorporara como el hecho más desgarrador pero con el cual hay que aprender a convivir, las experiencias nuevas de la vida y el vinculo con los otros pueden ser de gran sostén para padres que atraviesan está perdida, deberá ser una responsabilidad social, como grupo humano no desconocer esto que sucede y brindar la contención apropiada.  Nombrar reafirma lo que existió, un ser esperado, amado y que nunca se ira de la memoria de quien lo soñó.

Equipo Psicológico Era en Abril

¿Cuánto esperar para buscar un nuevo embarazo?

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Espacio Psicológico | Escrito en 30-03-2013

¿Cuánto esperar para buscar un nuevo embarazo?

 

imagesCAJ8PWTRLo primero que hay que señalar es que tras la pérdida de un bebe durante el embarazo se  pueden generar consecuencias psicológicas de intensidad variable dependiendo del carácter de la mujer. Y, para buscar un segundo embarazo, conviene que la pérdida sea superada (lo cual no quiere decir olvidada).  No se puede hablar de tiempos ya que esto varia en todas las situaciones, de persona en persona, de la posibilidad de atravesar el duelo de distintas formas, el apoyo con el que se cuenta de los demás, etc.

Tras esta perdida aparecen sentimientos dolorosos que originan tristeza que puede venir mezclada con ansiedad, miedo, nostalgia, culpabilidad… Aunque también hay mujeres que afrontan la pérdida de manera menos traumática. En cualquier caso, no resulta fácil intentar un embarazo si no se ha asimilado la pérdida.

Pero, al margen de consideraciones psicológicas, que son importantes sin duda, está la cuestión biológica o física: cuándo está el organismo preparado para afrontar un nuevo embarazo,  por lo que se aconseja realizar las consultas correspondientes al médico, obstetra o genetista (según el  caso).

Hay que tener en cuenta que la decisión de tener un nuevo bebé es de la pareja por lo tanto tienen que estar preparados ambos padres y de esta manera poder acompañarse en esta nueva etapa.

Equipo Psicológico Era en Abril

Mamás de ángeles.

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Espacio Psicológico | Escrito en 07-11-2010

Mamás de ángeles

El sueño de  la maternidad aparece a muy corta edad en las niñas, manifestándose en sus juegos: a la mamá, al bebé. Posteriormente al encontrar una pareja estable y adecuada, este deseo resurge con nuevas fuerzas, y si ambos coinciden en este proyecto, se inicia la búsqueda del embarazo. Puede ocurrir que el hijo se demore en llegar, generando frustración y angustia en los futuros padres, e incluso los lleve a realizar la consulta médica que descarte algún tipo de patología en ellos.
Una vez logrado el embarazo, sea en la situación planteada previamente como la “ideal”, o bien siendo una mujer sola, o bien siendo un embarazo no deseado, o bajo cualquier circunstancia adversa por la que se este atravesando, a partir del positivo, de la noticia de la venida de un bebé, se configura psíquicamente la idea de ser madres. Y las ilusiones aparecen como una catarata de alegría, los sueños, la espera, se hacen dulces y todos los malestares típicos del embarazo son llevados con orgullo por la futura mamá, porque el premio de ese sacrificio es la llegada del hijo.
Perderlo es el acontecimiento más duro que una mujer puede atravesar. No importa en que momento suceda, si es en la semana 5 de embarazo o al año de vida, produce un dolor, un quiebre de las ilusiones, una desmoralización y una frustración de la mujer como creadora de vida, como capaz de gestar un nueva persona en su vientre, que muchas veces se traduce luego en diversas enfermedades mentales y/o psíquicas.

Teniendo en cuenta el momento en que se produce la pérdida podemos observar:

¥   Pérdida en las primeras 12 semanas de gestación: todos, médicos, familiares, amigas, vecinos, dicen que en las primeras 12 semanas existe el riesgo de la pérdida como algo “esperable”, aconsejan no hacerse demasiadas ilusiones respecto a la llegada del bebé, no comprarle nada (ropa o juguetes), por las dudas… Esta manera de proteger a la madre de la posible pérdida de su hijo no hace más que no permitirle sentir desde el minuto cero y durante el embarazo, la seguridad del hecho de ser madres. Si la pérdida se produce en este lapso, incluso no es tomada como tal por casi ningún miembro de la sociedad, porque “ya se sabe que puede ocurrir”, descalifican a la mujer diciendo que ella no es madre, que no es tan tremendo minimizan el hecho, que sólo fue un embrión…La verdad es que psíquicamente e independientemente de la compra o no de cosas para el bebé, se configura en la mente de la mujer la idea de la maternidad como algo real y a futuro, pero con la solidez de un hecho cierto de cumplimiento inmediato, por eso el duelo debe ser elaborado y ese dolor debe ser tenido en cuenta como en cualquier otra madre que pierde a su hijo en semanas mas avanzadas o una vez nacido el niño.

¥ Pérdida en la semana 12 a la semana 40: una vez pasado el lapso “de riesgo” de pérdida del embarazo, la madre y la familia se permiten esperar el nacimiento del bebé con alegría y sin tantos temores. Entonces, el hecho de que el embarazo se interrumpa suele funcionar como un shock emocional abrupto e inesperado que desata una serie de angustias incontrolables propias de una situación semejante. Es necesario en este tipo de casos elaborar un duelo más prolongado, similar a la de un niño nacido.

¥  Pérdida de un bebé nacido: una vez nacido el niño, si este fallece, suele ser tomado por la sociedad como una muerte más real, y percibido como esperable la aparición  del sufrimiento de la madre por la pérdida del hijo. La contundencia del nacimiento del bebé le da carácter de realidad al motivo de ese dolor. Sin embargo debemos destacar que este duelo no es igual a ningún otro, que es tal la incongruencia de la imagen de la muerte con los niños que es difícil la asimilación de la desaparición física del pequeño. El duelo se debe elaborar, y hay que tener en cuenta que cada paso puede tener marchas y retrocesos, que si bien las etapas que se dan son las mismas que en cualquier otro proceso de duelo, la cronología, duración e intensidad varía según cada mamá.

Y así devenimos en mamás de ángeles.  Y leo por allí, ”yo no quería un ángel, yo quería un hijo”…que gran verdad encierran esas palabras, que gran dolor… Pero la verdad es que  son mamás de ángeles, que tienen hijos que se han convertido en ángeles y lo que ni siquiera debe ser cuestionado es que son madres, y tienen todo el derecho del mundo a recordar a sus hijos como mejor les parezca (tanto social como culturalmente) y a nombrarlos, a hablar de ellos y pedir que respeten su memoria.
Y si deciden, luego de un tiempo, volver a ser mamás, siempre recuerden que los hijos que vendrán también tienen derecho a saber que tienen un hermano/a en el cielo, que ha formado el carácter de los papás que él hoy disfruta, y que es parte y lo será siempre de esa familia.

Escrito por Lic. Giselle Velez para la Fundación Era en Abril

El dolor de la pérdida de un nieto.

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Espacio Psicológico | Escrito en 07-10-2010

El dolor de la pérdida de un nieto.

Cuando nos enfrentamos a la pérdida de un nieto,  el dolor se multiplica. Ver sufrir a un hijo no es sencillo, y sucede, a su vez, que ese dolor, es propio también. El abuelo perdió un nieto, y su hijo, perdió a su propio hijo. Ellos sienten que deben ser sostén y contener como antaño lo hacían, el dolor de su hijo, pero la realidad nos indica que ellos también están en proceso de duelo, el cual muchas veces relegan para otro momento para poder acompañar de mejor manera a su propio hijo.
El desplazar el momento de la elaboración de duelo, puede acarrear trastornos tanto físicos (como hipertensión, hiperglucemia, colesterol, etc, que son propias de la edad pero que pueden verse exacerbadas por la tensión a la que se encuentran sometidos) como emocionales (stress, pesadillas, fobias, depresión, TOC, etc.)
Aparecen cuestiones de replanteo del por qué ellos, siendo ancianos, conservan su vida, y el nieto, que comenzaba a transitar este camino, se fue, y la culpa suele ser una muy mala compañera en estos momentos. Trabajar estos temas con amigos o profesionales suele ser lo mejor, y no trasladar estas inquietudes a la pareja parental del niño fallecido, ya que sólo sería agregar más dolor, ya que nadie debe intercambiar la vida con nadie, cada uno de nosotros somos valiosos sin importar la edad, estas ideas aparecen producto del sentimiento de culpa que invade en los primeros momentos del trabajo de duelo y no son productivas en absoluto. Quizás los abuelos ya hayan atravesado recientemente una situación de duelo de algún amigo o allegado, o un familiar cercano, digamos que a esa edad, se comienza a ver morir a los pares o personas mayores que uno ,.pero les resulta inconcebible la muerte de un nieto, que supone que lo trascenderá a él mismo y a sus hijos. Es decir que por más veces que hayan tenido que elaborar duelos, no será lo mismo en este caso. Tal vez les sirva saber cuál es el camino, pero seguramente lo recorrerán de una nueva forma
Acompañar al hijo es la mejor manera de ayudar. Compañía silenciosa, que aguarda el pedido del otro, de escucha, de acción o simplemente de silencio. Invitar al hijo a la charla abierta, al diálogo franco, dejar que el hijo los vea llorar, que sepa que sufren su pérdida con él no los hace menos fuertes, al contrario, los coloca en un nivel de empatía apto para la recepción de los sufrimientos del hijo. Si la familia tiene algún tipo de creencia religiosa, organizar una ceremonia en  memoria del niño es una buena opción, la familia nuclear posiblemente este en shock aún y sean tareas que desean hacer, pero que no pueden planificar. Si nuestro hijo tiene más hijos, ofrecer la posibilidad de llevarlos de paseo, o quizás una noche a dormir a lo de los abuelos, para darle a la pareja un espacio de intimidad donde puedan dialogar sobre los sucesos acontecidos. Es posible que ellos se nieguen porque desean estar todos juntos, para apaciguar el dolor, respetémoslo.
Recordemos que dejar de hablar del niño fallecido no ayuda en este proceso. Al contrario, lo dilata, lo niega, lo esconde. Hablar con nuestro hijo hará que este camino sea más sencillo. Acompañar, sin juzgar. Vendrá el tiempo donde el recuerdo se acompañe con una sonrisa, y allí sabremos que ayudamos en algo a nuestro hijo a elaborar su duelo.

Escrito por  la Lic. Giselle Velez para la Fundación Era en Abril