Para familiares y amigos de los padres en duelo

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Material de lectura | Escrito en 08-08-2010

Si tiene algún familiar o amigo que ha perdido un bebé, aquí encontrará sugerencias sobre cómo brindar apoyo a la familia que está de duelo (incluyendo los hermanos del bebé).

¿A quién recurre la familia que está de duelo para recibir apoyo?
Cuando un bebé muere, muchas familias buscan el apoyo de los abuelos del bebé, otros familiares cercanos, amigos y profesionales (incluso representantes de su iglesia, terapeutas, enfermeras y otros profesionales de la salud). Pero, debido a la angustia que sienten, con frecuencia los padres no pueden encontrar las palabras para expresar el tipo de apoyo que necesitan. Como allegado a los padres que están de duelo, usted puede:

  • Sentirse impotente
  • Sentirse amenazado y vulnerable
  • Sentirse defraudado (por ejemplo, por haber sido privado de la dicha de ese nieto tan esperado)
  • Querer evitar hacer frente a la pérdida
  • Desear que los padres no manifiesten su dolor

Estos sentimientos son naturales. He aquí algunas maneras en que puede convertir estos sentimientos en consuelo y apoyo para la familia que está de duelo.

¿Cómo puedo ayudar a los hermanos del bebé?
Con frecuencia, no se tiene en cuenta a los niños durante el período de duelo. Es importante entender que los niños también sienten dolor por la pérdida. Los niños pueden enfrentar mejor ese dolor cuando están informados. Es posible que hagan preguntas, que expresen temores, que actúen de diferentes maneras y que necesiten atención especial. Usted puede ayudarlos de las siguientes maneras:

  • Hablando con ellos sobre la muerte en términos que puedan entender o leyéndoles cuentos infantiles que hablen sobre la muerte de manera sensible y seria.
  • Alentándolos a hacer preguntas y a responder de una manera honesta y simple, adecuada a la edad de los niños. Ayude a los niños más pequeños a ser parte del proceso de duelo pidiéndoles que hagan un dibujo para el bebé o que ayuden a plantar un árbol.
  • Haciendo saber a los niños con edad suficiente que tienen la opción de asistir a diferentes rituales y al funeral. Respete sus deseos (por ejemplo, ¿desean participar en el adiós al bebé?)
  • Pidiendo apoyo a un miembro de la iglesia o a otra persona para reunirse con los niños y los padres antes del servicio funeral para compartir la tristeza con la familia.
  • Asegurando a los niños que ellos no son la causa de la angustia de sus padres y que no tienen la culpa de la muerte del bebé en absoluto. Responda las preguntas sobre cómo murió el bebé en un lenguaje que deje en claro a los niños que no están en peligro de morir también. Deles explicaciones simples como «el bebé no creció bien» o «el bebé nació demasiado antes de tiempo». Evite usar lenguaje que pueda tener doble sentido (por ejemplo, «el bebé está durmiendo» o «mamá perdió el bebé»). Sólo deles la cantidad de información que cada niño le pida.
  • Ayudando a los padres a entender que es normal que los niños tengan rabietas en estas circunstancias y que también es normal que los padres sientan que los niños pueden ser una bendición y una carga al mismo tiempo.
  • Avisando a los maestros y otras personas a cargo del cuidado de los niños de que ha muerto un hermanito.
  • Manteniendo viva la memoria del bebé fallecido hablando y compartiendo fotos e historias sobre él.

¿Qué debo decir?
Los padres desean hablar sobre su bebé porque es una manera de reafirmar su existencia. Si bien es difícil encontrar palabras que puedan ayudar a la familia que está de duelo, es reconfortante para ellos decirles «Lamento tu pérdida» o admitir «No sé qué decir». Hacer saber a la familia que «Estoy aquí para lo que necesiten» o «Rezo por ustedes» también ayuda. Incluso las lágrimas son reconfortantes.

No haga comentarios como «Te sobrepondrás con el tiempo» o «Pueden tener otro bebé». No importa que tengan otros hijos o que puedan volver a intentarlo. Los padres necesitan lamentar esta pérdida. Procure ser sensible a su terrible pérdida y al hecho de que, si bien el tiempo puede aliviar su dolor, nunca «se les pasará».

Cómo pueden ayudar los amigos y familiares
«No sé cómo ayudarlos». Muchas personas sienten lo mismo. A veces, el apoyo de los amigos puede ser más eficaz que el de los familiares que deben hacer frente a su propio dolor. Pero puede brindar consuelo a la familia de las siguientes maneras:

  • Esté a su disposición y escúchelos. Pregunte a la familia qué cosas necesita que haga, como cocinar, limpiar la casa, hacer los mandados o cuidar a los niños.
  • Haga pequeñas cosas como llevar una pizza o un estofado, llevarse a los niños algunas horas o comprar algunos comestibles.
  • Reconozca que el bebé existió y acepte y comparta el dolor de los padres. Envíe flores si lo cree adecuado.
  • Informe a los demás sobre la pérdida de los padres para que no deban repetir la historia.
  • Recuerde momentos especialmente difíciles como el aniversario de la fecha en que debía nacer el bebé, la fecha de su nacimiento o de su muerte, o durante los días festivos.
  • Sea sensible a los sentimientos contradictorios de la familia sobre su propio embarazo o el embarazo de una amiga. Puede ser muy difícil para la familia ver a una amiga embarazada o cuyo bebé debe nacer en la misma fecha en la que debía nacer su bebé.
  • Tenga paciencia. Cada persona experimenta el duelo de una manera diferente. Por ejemplo, los hombres suelen buscar datos concretos o vivir el duelo en forma más solitaria. Las mujeres suelen buscar la ayuda de un grupo de apoyo. El duelo no tiene una duración determinada. Los padres nunca se sobrepondrán del todo a la pérdida física y emocional aunque, a la larga, la incorporarán a sus experiencias de vida.
  • Ofrézcase a guardar las cosas del bebé u otros recuerdos que han quedado en el hospital hasta que la familia esté en condiciones de tenerlos en su casa más adelante.
  • Ofrézcase a devolver la ropa de maternidad u otras cosas que pueden ser muy difíciles de manipular o ver para los padres.
  • Ofrezca su ayuda para conmemorar al bebé.
  • Aliente la asistencia a un grupo de apoyo.

Estando a disposición de la familia que está de duelo cuando lo necesitan, escuchándolos y ofreciéndoles toda la ayuda que pueda brindarles los ayudará a superar un momento muy difícil.

Libros para descargar

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Material de lectura | Escrito en 19-11-2009

Esta es una lista de libros que hemos recopilado que pueden ser de gran ayuda para los padres que han perdido su bebé:

Elizabeth Kübler-Ross

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Material de lectura | Escrito en 07-10-2009

Gilda, mamá de Juan Pablito nos compartió un texto de Elizabeth Kübler-Ross, tanatóloga, del blog de Renacer.

«Por su parte, Elizabeth Kübler-Ross nos dice que las partidas prematuras – sean cuales fueren las causas – son una lección de amor incondicional, y, nuestros hijos, los maestros del verdadero y desinteresado amor, aquel que no tiene reclamos ni expectativas, que ni siquiera necesita de su presencia física. Dejando fluir estos sentimientos en nuestro interior, daremos paso al nacimiento de un nuevo ser en nosotros. Un ser capaz de disfrutar nuevamente del sol y de la naturaleza en todo su esplendor, un ser que no resentirá la vida, porque ha comprendido la muerte. Que no rechazará el dolor, porque ha sabido aprender de él, y que se acercará a otros que sufren, ayudándolos a realizar su propio aprendizaje hasta encontrar la luz».

Un hijo para la eternidad

Escrito por Jessica Ruidiaz | Parte de Material de lectura | Escrito en 02-10-2009

«Un hijo para la eternidad» de la francesa Isabelle de Mézerac sobre su hijo Emmanuel (su hijo nació a las 11:18 y su corazón dejó de latir a las 12:30) .

«Pasó por nuestras vidas como un soplo delicado, una presencia preciosa, y nos confirmó en nuestro papel de padres, haciéndonos correr el riesgo de amar más y siempre más allá. Como todo niño que desde su concepción , viene a inscribirse en el corazón de una historia familiar.

Incluso si muere antes de haber podido nacer, incluso si nace poco tiempo antes de morir. ¡Es nuestro hijo para la eternidad!»

«Cuando solo se tiene el amor para ofrecer compartirlo. En el día del gran viaje que es nuestro gran amor»